San Nicolás o Papá Noel, la verdadera historia de este personaje navideño

Dr. Enrique Banús Irusta
Decano de la Facultad de Humanidades y Director del Centro Cultural.
Universidad de Piura

Panetón y chocolate, además de la “grati” representan asociaciones mentales con la Navidad. Pero el patrimonio –aquello que de la cultura va quedando y se va transmitiendo– navideño es mucho más diverso y variopinto. Y sorprendente en algunos quiebros y requiebros, como suele ser habitual en la historia de la cultura, poco respetuosa con los datos estrictos, poco cuidadosa con la fidelidad a los orígenes.

Así, la figura de ese gordito simpático que escala balcones y trae regalos, esa figura de risa –digámoslo abiertamente– un poquito estúpida, ese Santa Claus, Papá Noel o como lo queramos llamar, fue hace unos 17 siglos nada menos que un digno obispo en lo que hoy es Turquía, llamado San Nicolás –de Bari, añaden los entendidos, aunque nunca soñó siquiera en arribar a esa ciudad en Italia, a la que luego de siglos unos comerciantes llevaron sus restos–; un hombre, según cuentan las crónicas y leyendas –que tampoco se distinguen mucho entre sí– dadivoso, magnánimo, amigo de ayudar a gentes en apuros y sobre todo a niños y jóvenes.

Durante siglos fue él quien cada 6 de diciembre (o la noche anterior) traía los regalos a los niños. Y todavía hoy, en esa noche, en las calles de las ciudades alemanas se ve a “santaclauses” yendo de casa en casa para regalar a los niños. Se ‘recursean’ así, representando al santo, estudiantes un poco “misios”, vestidos a menudo de obispo, con mitra y báculo. Pero en el siglo XIX alguien en Estados Unidos escribió un poema en que viajaba en trineo con sus renos y entraba por las chimeneas.

Ya solo bastaba vestirlo de rojo y blanco y adiós San Nicolás y voilà Santa Claus, a quien los holandeses habían transferido al Nuevo Mundo y lo habían nominado para patrono de Nueva Ámsterdam, hoy Nueva York. Luego, con la antipatía de los luteranos hacia los santos, el pobre San Nicolás dejó de ser quien traía los regalos.

Así son las cosas en la historia de la cultura. Y podríamos seguir con otros personajes. Si usted cree ser un buen lector de la Biblia, recuerde rápidamente si allí se acercan a Belén tres reyes magos. O si por algún lugar aparecen la mula –o el asno– y el buey. Y, probablemente está convencido de que eso del árbol de Navidad tiene unos orígenes poco cristianos. Pues ni se habla de tres ni de reyes, solo de magos. Y sí, el asno y el buey aparecen en la Biblia, aunque no junto al pesebre. ¿Y el árbol? Bueno, esas son otras historias.

Te puede interesar

 Cinco sentidos para acercarse al arte
Columnistas
No hay sentido más poderoso, medio de percepción más potente, menos contaminado, más cristalino que la imaginación y su razón de ser: los ...
Read more Zoom
 El Estado Islámico y otras invenciones de ...
Columnistas
Hay evidencias para afirmar que los países más desarrollados de Occidente son también responsables de la barbarie islamico-fundamentalista. No ...
Read more Zoom
 El oso peruano de Londres
Columnistas
El peruano más conocido de Londres es un joven inmigrante de sombrero rojo que lleva un sánduche de mermelada. Eduardo González ...
Read more Zoom
 El refugio, uno de los derechos humanos
Columnistas
El mundo europeo ha tenido que reaccionar, por fin, ante el drama de miles de inmigrantes sirios que buscan refugio en el viejo ...
Read more Zoom
 Siempre es posible corregirse y volver a empezar
Columnistas
No toda crisis, ni todo caos son necesariamente malos. La crisis acrisola, funciona como un crisol que purifica el oro de las gangas y lo libera ...
Read more Zoom
Columnistas
Mataron al cantor, pero el cantor no se calla. Torturaron al antiguo seminarista, pero Cristo lo había hecho inmortal.  Eduardo González ...
Read more Zoom
2015: el año del rearme nuclear
Columnistas
La Administración estadounidense dio la nota el pasado fin de semana al brillar por su ausencia en la manifestación multitudinaria de repulsa al ...
Read more Zoom
7 de julio, la revolución de Trujillo
Columnistas
La noche del 24 de diciembre de 1931, algunas señoras sacaban el pavo del horno en Trujillo. De pronto comenzaron a escucharse estallidos de ...
Read more Zoom
A las agresiones humanas, la Tierra responde con ...
Columnistas
La Tierra ya nunca será la misma. Ha sido transformada de forma tan profunda que ha acabado perdiendo su equilibrio interno. Leonardo ...
Read more Zoom
A qué esperar para reírse
Columnistas
Las personas que utilizan el sentido del humor para combatir el estrés tienen un 40% menos de probabilidades de sufrir ataques al corazón y vivir ...
Read more Zoom